El presidente del Senado, Juan Diego Gómez, tendrá que atender un requerimiento del Consejo de Estado que dejaría en sus manos la resurrección de las 16 curules de paz, creadas en 2017 para las víctimas del conflicto armado.

La Sección Primera de ese alto tribunal acaba de enviar un oficio al despacho de Gómez para que remita, de manera inmediata, el proyecto que creó las curules de paz para que sea promulgado por el presidente de la República; además, para que la Corte Constitucional pueda ejercer el control de constitucionalidad sobre la mencionada reforma.

 

Le puede interesar: Alcaldía de Bogotá crea campaña para que comerciantes presten el baño a la ciudadanía

 

El oficio enviado por el Consejo de Estado guarda relación con una demanda de nulidad que dejó sin efectos la decisión que en 2017 tomó el entonces presidente del Senado, Efraín Cepeda, quien archivó el proyecto de las curules argumentando que no contó con quorum. Dicen que Gómez ha afirmado que no ha tomado una decisión al respecto debido a la «complejidad» del tema.

El senador Gómez tendrá que decidir pronto lo que, dicen, llamó tema de alta complejidad, porque la Corte ya inició el conteo regresivo. Comenzaron a correr. Y con la Corte, el asunto es serio, senador querido.