El presidente Duque va el mes entrante a Dubái (Emiratos Árabes), considerada una ciudad millonaria.

Dubái fue alguna vez, hace unos doscientos años, una humilde aldea de pescadores, poblada por beduinos nómadas. A finales del siglo pasado, cuando se descubrió su riqueza petrolera, se produjo su independencia de Inglaterra y su transformación en ciudad supermillonaria y extramoderna. Dubái es la ciudad más grande y famosa de los Emiratos Árabes.

El presidente Duque hará en la primera semana de noviembre uno de los viajes al exterior más extensos de su mandato: estará primero en la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, en Glasgow (Escocia), que congregará a los jefes de Estado de casi todo el mundo, quienes suscribirán compromisos para combatir el sobrecalentamiento global. Duque viajará de Escocia a Dubái, para inaugurar el pabellón de Colombia en la Feria Mundial, y de regreso, hará una visita de Estado a Israel.

Conozca más: Una semana completa desaparecida joven de origen hispano en Orlando

No se sabe por qué no lo hará a la zona de Gaza, sede del Gobierno palestino, a pesar que el Gobierno ya reconoció a Palestina como Estado, y hace unos días, ante la asamblea de la ONU, el presidente Biden reafirmó el respaldo de los Estados Unidos a la existencia de los dos Estados: Israel y Palestina.

Solo un presidente anterior ha realizado esa doble visita: Ernesto Samper, en 1996, se reunió en Jerusalén con el primer ministro de entonces, Benjamín Netanyahu, y al día siguiente fue a la Franja de Gaza y dialogó con el líder Yasser Arafat.