Vean la forma como The New York Times informa hoy sobre la situación en nuestro país.

«En el conflicto de décadas de Colombia con grupos rebeldes violentos, la Policía Nacional del país a menudo luchó en el frente, empuñando tanques y helicópteros mientras luchaban contra guerrilleros y destruían laboratorios de drogas.

Era una fuerza construida para la guerra y ahora ha encontrado una nueva, en las calles de las ciudades de Colombia, donde la Policía está acusada de tratar a los manifestantes civiles como enemigos en el campo de batalla. Las manifestaciones que comenzaron hace dos semanas como ira por las reformas fiscales relacionadas con la pandemia se han intensificado y se han extendido, convirtiéndose en un aullido colectivo de indignación por los abusos de la Policía Nacional.

Lea además: COVID-19, “lejos” de estar bajo control en América, advierte la OPS

Los agentes golpearon, detuvieron y mataron a manifestantes en los últimos días, a veces abriendo fuego contra manifestaciones pacíficas y disparando botes de gas lacrimógeno desde vehículos blindados, según más de una docena de entrevistas realizadas por The New York Times con testigos y familiares de los muertos y heridos.

Los críticos dicen que la violencia y el creciente número de muertos indican una necesidad urgente de reforma policial y el llamado a poner a la Policía en línea ha tocado una fibra sensible en un país cansado de la guerra y las atrocidades a manos de una multitud de paramilitares, guerrilleros y fuerzas de seguridad. Al menos 42 personas han muerto, incluido un oficial de Policía, dijo el Gobierno el martes. Human Rights Watch y otras organizaciones dicen que el total probablemente sea mayor.

Vea también: Sector agropecuario reporta pérdidas por $1,7 billones: minAgricultura

“Es una muy buena fuerza policial para la guerra”, dijo Óscar Naranjo, un exjefe de Policía que ha impulsado cambios dentro del departamento. Pero después que Colombia llegó a un acuerdo de paz con su grupo guerrillero más grande, las Farc, la sociedad cambió, dijo».

Aterradora versión de The New York Times sobre la situación. Hay quienes opinan que es excesiva y quienes creen que es absolutamente real.