El procurador, Fernando Carrillo, le entregó a la Corte Suprema un protocolo para la vigilancia de las manifestaciones.

La Procuraduría envió un documento de 49 páginas para dar cumplimiento a la sentencia de la Corte sobre los excesos de la fuerza pública en las marchas de noviembre de 2019.

Carrillo le explicó a la Corte que durante las protestas se vigilará que la Policía cumpla con los siguientes requisitos: que los uniformados estén plenamente identificados, que mantengan una distancia que no afecte el desarrollo de las marchas, que la policía solo intervenga en casos estrictamente necesarios y que si actúan, lo hagan con proporcionalidad.

Sobre el Esmad, la Procuraduría dice que solo puede ser enviado «cuando no sea posible por otro medio controlar graves incidentes».

El documento se basa indicadores de la ONU sobre el desarrollo de las manifestaciones.