Una novedosa propuesta para ayudar a los afectados por la pandemia lanza el nuevo presidente del Concejo de Bucaramanga.

Fabián Oviedo, el próximo presidente del Concejo de Bucaramanga, lanzó una novedosa propuesta para ayudar a quienes han resultado más afectados por el aislamiento: pide eliminar las unidades de trabajo legislativo (UTL) de los concejales y dedicar estos recursos para financiar proyectos productivos de quienes han perdido sus empleos en medio de la pandemia.

Cada concejal dispone de $ 8.000.000 para nombrar a sus asesores jurídicos y legislativos; si se multiplica por 19, que son los concejales, son $ 159 millones al mes, $ 1800 millones al año. La cifra, según el concejal Oviedo, puede mitigar el hambre y la pobreza de vendedores ambulantes y pequeños comercios que están arruinados por el efecto de la pandemia.

La idea parece tener un buen espíritu. Parece, digo, porque ¿será justo beneficiar a unos, pero sacrificar a otros?