Una gran compañera nuestra, directora de Comunicaciones de una de las más importantes instituciones del Estado, no podrá dormir esta noche.

Recibió un cobro de la DIAN, del impuesto de renta, ¡por $ 62.349.000! ¿Y saben cuánto le descuentan por retención? $ 30.075.000.

¿Saben cuánto pagó el año pasado con esa misma retención? Cero pollitos, cero huevitos. ¡Y la DIAN dice que hay que pagar y luego reclamar!

Y la asustada periodista me pregunta con angustia: «¿Qué debo hacer?, ¿qué debo hacer?».

Yo le dije: «Por ahora, ¡déjeme denunciar

Y ahora me pregunto: ¿y la gente que no tiene medios dónde denunciar? ¿Al mono de la pila?

Publicidad