Los empresarios están desconcertados y muy, pero muy molestos con un mico que acaban de descubrir en el programa de subsidio a la nómina creado por el Gobierno.

Resulta que el decreto que creó estos subsidios para ayudar a los empresarios golpeados por la crisis a pagar la nómina de personal no dejó claro si estas ayudas que entrega el Gobierno son o no un ingreso gravado con el impuesto de renta.

Pues, oh, sorpresa, resulta que para la DIAN estos ingresos sí están gravados con el impuesto de renta.

El tema tiene tan preocupados a los empresarios que ya el Consejo Gremial tomó nota: en un extenso documento que entregará al Gobierno manifiesta su preocupación sobre este tema.

Dicen que no entienden por qué una ayuda para evitar despidos masivos y tenderles la mano a los empresarios golpeados por la crisis generada por la pandemia termina siendo considerada como un ingreso constitutivo de renta.

Publicidad

Y yo creo que tienen razón: ahora resulta que los subsidios pagan renta.