Desde la Casa de Nariño, el asesor para la seguridad nacional, Rafael Guarín, diseñó la estrategia de la reforma a la Policía y ahora está en manos del ministro Carlos Holmes Trujillo poner fechas a las medidas para su aplicación.

La Policía tendrá una rama profesional, encargada de vigilancia y control; será la encargada de garantizar la seguridad ciudadana. Los oficiales y suboficiales que quieran ascender en la Policía tendrán que pasar un buen tiempo por la policía de vigilancia, donde recibirán capacitación, incentivos, reconocimiento y profesionalización. Solamente podrán ser comandantes de una estación de policía los hombres y las mujeres con las más altas calidades educativas y técnicas.

En el Ministerio de Defensa se está redactando el proyecto de ley para llevar al Congreso. Aseguran que esta reforma va a producir una verdadera revolución en la Policía Nacional. ¡Amén!