La Corte Suprema de Justicia les hizo un llamado de atención a los jueces de familia sobre el trámite de los procesos en los cuales definen las visitas a los hijos por parte de padres separados. Al resolver un proceso de un padre, a quien un juzgado de Ibagué le suspendió las visitas a su hijo, la Corte señaló que ese tipo de medida debe ser el último mecanismo que se adopte por cuanto esa separación conlleva graves consecuencias para los niños. La Corte manifestó que deben primar los derechos de los niños a tener una familia y no ser distanciados de ella, en el entendido de que suspender las visitas afianza el distanciamiento entre padres e hijos.

La Corte les recordó a los jueces de familia que el vínculo afectivo entre el progenitor y su descendiente es determinante en la formación, el desarrollo y la consolidación de la personalidad e identidad del menor. Por último, la Corte indicó que el contacto con los hijos, cuando los padres se separan y tienen una mala relación, no puede estar determinado por los conflictos entre los progenitores.