El registrador, Alexánder Vega, adelanta visitas sorpresa a registradurías regionales para revisar su trabajo.

En Silvia (Cauca) inauguró la Registraduría municipal; allí la alcaldesa indígena Mercedes Tunubalá, conocida como Mamá Mercedes, le obsequió al registrador un autorretrato; en reciprocidad, el registrador le regaló la reforma al Código Electoral que radicó en el Congreso; salió tumbada en el regalo.

En el municipio de El Bordo, la matrona del pueblo lo puso a bailar chirimía; Vega le preguntó preocupado: «chiri… qué?».

Obviamente, no le cogió el paso y para salir del «problema», el registrador le dijo a la matrona: «Usted me metió en un enredo con su chirimía; yo la voy a meter en otro enredo con el regalo que le tengo».

«¿Qué es?, ¿qué es?», le preguntó intrigada la cacica indígena; ¿saben qué le regaló? ¡El proyecto de reforma electoral!