Las relaciones entre el presidente Duque y la vicepresidenta Ramírez son objeto de afirmaciones tan distintas y distantes. Unos dicen que está de pelea con el presidente Duque y que está de salida; esa versión no la creo. Otros afirman que las relaciones son buenas y que ella no está pensando en renunciar; esa es más creíble.

Un agente 001 conversó hoy con fuentes cercanas a la Presidencia y halló esto: la vicepresidenta Ramírez tiene una pelea directa con la ministra de Transporte, Ángela María Orozco. La ministra Orozco era su amiga personal y socia en algunos negocios; se distanció de la vicepresidenta por el incidente en el que el Gobierno intentó una multimillonaria conciliación con el Grupo Aval por el fracasado proyecto de la Ruta del Sol 2. La ministra despidió de su cargo a Juan Manuel Ostos, viceministro de Transporte, quien es de la entraña de la vicepresidenta Ramírez, y esta lo nombró en la Vicepresidencia.

Marta Lucía Ramírez siente que no es protagonista en ningún tema. La vicepresidenta no está pensando en renunciar; no parece tampoco que renuncie en abril del año entrante, cuando comienza a regir la inhabilidad para quienes aspiran a la Presidencia.

Los colombianos están deshojando la margarita: renuncia… no renuncia… renuncia… no renuncia…