Los cambios en las presidencias de varias entidades del Estado están generando mucha preocupación en algunos sectores por una posible burocratización de organismos que requieren un alto perfil técnico.

Es el caso de la Fiduprevisora, de donde sale la actual presidenta, la economista Gloria Inés Cortés, y a donde será designado el economista Ricardo Castiblanco, quien se viene desempeñando como asesor del representante a la Cámara por el Partido de la U Erasmo Zuleta.

También hubo relevo en la dirección de la Escuela Superior de Administración Pública (ESAP), de donde salió el profesor Pedro Medellín y a donde llega Octavio Duque, quien tiene nexos con el Partido de la U.

 

Lea además: Capturan a alias ‘Gordo Rufla’, hombre de confianza del máximo cabecilla del Clan del Golfo alias ‘Otoniel’

 

Además, hoy se conoció que el economista Dairo Estrada, quien ha desempeñado varios cargos de dirección en el Banco de la República, saldrá de la presidencia de Finagro, el Fondo para el Financiamiento del Sector Agropecuario; los candidatos también son de partidos políticos.

Y pensar que el presidente Duque comenzó su gobierno prometiendo, y ciertamente cumpliendo al comienzo, cero recomendaciones políticas para los nombramientos, hasta que se dio cuenta que, desgraciadamente, así no se puede gobernar.

Ojalá que en esa escogencia se tengan en cuenta los méritos académicos y no las recomendaciones políticas.