Denunciamos anoche en nuestra sección de elefantes blancos lo que pasó con los $ 11.874 millones destinados a la construcción del Museo de Arte Moderno de Barranquilla. La obra se inició y jamás se terminó. En diciembre pasado, el procurador general aprovechó una inspección a la obra abandonada para lanzar su proyecto anticorrupción, que está simbolizado en un muñeco que se llama Corruptón. Anoche le preguntamos al procurador en esta sección si Corruptón se había quedado dormido y la investigación estaba abandonada. El procurador Carrillo nos envió el siguiente mensaje:

«No está dormido el proceso, ya se han recogido las pruebas en Barranquilla y el proceso está en la delegada de vigilancia en Bogotá, que podría formular pliego de cargos contra altos funcionarios del Mincultura y Findeter. Eso fue hecho en cuatro meses, con la pandemia de por medio».

Ojalá todas las denuncias sobre corrupción se investigaran así. ¡Al Corruptón ese le van a dar su garrotazo! Hasta mañana, que descansen.