He obtenido un sorprendente resultado a la pregunta que formulé en mi secreto de anoche, sobre la facultad que hoy tienen las altas Cortes de ternar o elegir a los titulares de los órganos de control: Fiscalía, Contraloríay Procuraduría.

Actualmente, al fiscal general lo elige la Corte Suprema de Justicia, de una terna que envía el presidente de la República. Al contralor lo elige lo elige el Congreso de la República, de una terna que envía la Corte Constitucional. Y al procurador lo elige también el Congreso de una terna, cuyos candidatos son elegidos uno por el presidente, otro por el Consejo de Estado y el tercero, por la Corte Suprema.

Como se ve, las altas Cortes intervienen en la elección tanto de fiscal, como de contralor y procurador.

Este sistema fue adoptado conla Constituyente de 1991, para ponerle fin a la politización que venía afectando a las tres elecciones. Pero como las Cortes últimamente no han sido impermeables a esas elecciones,el Consejo de Estado decidió presentar un proyecto de reforma constitucional para despojar a ese alto tribunal de todas sus funciones electorales. La pregunta que ha surgido es esta: si las Cortes no eligen, ¿qué organismo asumirá esa función?

Y anoche, en esta sección, pregunté:¿Quién debe elegir a los jefes de los órganos de control?Y el resultado hasta hoy fue este:

1. Las Cortes: 20 %.
2. El Congreso: 13 %.
3. El presidente: 7 %.
4. La academia: 60 %.

Hubo más de dos mil respuestas y queda demostrado que la opinión pública no quiere como elector ni al presidente de la República ni al Congreso.