Hoy continuó la discusión en el Concejo del cupo de endeudamiento por $ 10,7 billones, pero lo que parecía ser una sesión de trámite terminó en polémica por una millonaria asignación de recursos al Instituto Distrital de Turismo.

Los concejales pusieron el grito en el cielo cuando en medio de la presentación, la directora del instituto, Károl Fajardo, reveló que en el cupo están solicitando cinco mil millones de pesos —sí, cinco mil millones— para la construcción de un monumento conmemorativo del acuerdo de paz con el M-19 que estaría ubicado en la calle 26, cerca al Centro de Memoria Histórica.

Lo que no se explican los concejales es de qué manera la construcción de un monumento promoverá la reactivación económica en Bogotá, ¡que es lo que prometió la alcaldesa con el billonario endeudamiento que pidió!

Una de dos: o la alcaldesa no conocía el mico que le introdujeron al proyecto o la idea es de ella y se le fue la luz.

Cinco mil millones para una estatua al M-19, mientras miles de bogotanos sufren de hambre y pasan necesidades en medio de la pandemia… ¡de verdad que es para no creerlo!