El partido Alianza Verde, cuyo mayor elector es el exalcalde y exsenador Antanas Mockus, afronta una profunda división.

La pelea interna ocurre por cuenta del mecanismo para seleccionar, entre seis aspirantes, al candidato único a las elecciones presidenciales del año entrante. Los precandidatos verdes son, hasta ahora, los senadores Iván Marulanda, Antonio Sanguino, Sandra Ortiz y Jorge Londoño, y los exgobernadores Camilo Romero y Carlos Amaya.

En la Alianza Verde, interiormente opinan que el exgobernador de Nariño Camilo Romero es una especie de caballo de Troya dentro de su partido. Creen, y lo dicen, que a quien de verdad le está haciendo campaña es al candidato Gustavo Petro y por eso se oponen a su propuesta que el candidato verde sea escogido mediante una encuesta abierta a toda la ciudadanía.

 

Conozca más: Contraloría indaga el manejo de $17 mil millones en Finagro

 

La dirigencia de la Alianza Verde y los otros cinco precandidatos sostienen que el candidato único para las elecciones presidenciales debe ser escogido por quienes fueron elegidos en las últimas elecciones, en votación interna partidista, para evitar interferencias de otros grupos políticos. Así las cosas, si se impone la mayoría, 1496 dirigentes elegidos en las pasadas elecciones tendrán la responsabilidad de la escogencia.

Por el momento, solo hay una cosa clara: el exgobernador de Nariño Camilo Romero ¡la está viendo verde! No su alianza, ¡sino su situación!