Canela se llama la mascota oficial del Concejo de Bogotá. Es una criolla veterana, parece un oso de peluche, se pavonea hace 13 años como Pedro por su casa por la corporación; es tan tierna que pocos resisten la tentación o el instinto inmediato de acariciarla al verla, pero más de una persona ha sido víctima de su delicada intención. Esta semana, uno de los visitantes sucumbió a su encanto y… por eso en el Concejo pusieron avisos, desde la entrada, en donde advierten que no se debe acariciar.

 

Conozca más: CNE capacitará influenciadores para evitar noticias falsas en época electoral

 

La distinción de mascota oficial del Concejo quedó consagrada en un acuerdo de la corporación en el año 2012. Canela vive en el Concejo, come en el Concejo, duerme en el concejo y… ¡muerde en el Concejo!