Un partido de fútbol que nadie imaginó: el ministro de Justicia, Wilson Ruiz, como defensor, y el Tino Asprilla, como gran atacante, jugarán mañana en el mismo equipo contra los reclusos de la cárcel de Palmira.

 

Le puede interesar: “Competitividad agrícola es una prioridad para Colombia”: primera dama en el Foro Económico Mundial

 

Mañana se conmemora el Día de la Virgen de las Mercedes, patrona de los reclusos. El Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario (INPEC) realizará actividades culturales y recreativas en los patios de las 132 cárceles del país. El encuentro más llamativo se realizará en la cárcel de Palmira: el ministro Wilson Ruiz, de Justicia; el director del INPEC, Mariano Botero, y Faustino Asprilla, el célebre 11 de la selección Colombia, jugarán un partido de fútbol contra el equipo que tienen los reclusos del penal. Después del encuentro, habrá una eucaristía y un almuerzo especial para los reclusos, distinto a la ración que les brindan habitualmente.

¿Por qué eligieron la cárcel de Palmira? Porque tiene una cancha en óptimas condiciones y no presenta ni un solo caso activo de COVID-19. Infortunadamente, su nivel de hacinamiento es del 63,1 %. Esa superpoblación carcelaria asegura barra mayoritaria; se requerirá un gran árbitro, por si hay una que otra agresión.