Listo un decreto para regular el reparto de las tutelas en los juzgados, los tribunales y las altas Cortes.

En esencia, se trata de definir a qué despacho le corresponde resolver las tutelas, según la entidad o persona contra quien se presenta la acción. El borrador del decreto señala que las tutelas presentadas contra las decisiones del presidente serán competencia del Consejo de Estado; las tutelas contra autoridades departamentales o municipales les corresponderá fallarlas a los jueces

municipales; las tutelas contra entidades públicas del orden nacional las resolverán los jueces del circuito. En todo caso, se mantiene en la Corte Constitucional la revisión final de todas las tutelas, por medio de la Sala de Tutelas, que realiza la selección.

El documento deja en claro que las tutelas pueden interponerse ante cualquier juzgado, que a su vez tendrá la obligación de remitir el caso al despacho judicial que corresponda. Cuidado, ministro, con las tutelas: ¡son la gran conquista de la Constitución de 1991! ¡Y lo que la gente más aprecia!