El presidente Iván Duque reveló hoy que si los parlamentarios uribistas que tomaron partido a favor de la candidatura reeleccionista de Donald Trump lo hubieran consultado, les habría dicho que no hicieran eso.

También aseguró que nadie de su Gobierno tenía autorización para intervenir con opiniones o acciones en la campaña electoral de los Estados Unidos.

Lo malo es que las elecciones pasaron hace 16 días y la aclaración del presidente llega tarde.

Es que son inciertas las consecuencias que pueden traer en las relaciones colombo-estadounidenses las intervenciones tanto de congresistas del Centro Democrático como de funcionarios oficiales que tomaron partido en favor de Trump.

Duque participó hoy en una sesión virtual del llamado Diálogo Interamericano, que es un centro de estudio que tiene su sede en Washington D. C. y que promueve prácticas de gobernabilidad para los países americanos. Juan David Vélez, representante en la Cámara, y la senadora María Fernanda Cabal manifestaron públicamente su apoyo a la candidatura de Trump.

El expresidente Álvaro Uribe Vélez hizo campaña pública por la candidata republicana de Florida al Senado María Elvira Salazar.

Publicidad

Y el expresidente Juan Manuel Santos reveló que el embajador Francisco Santos se ofreció a la campaña de Trump para hacer proselitismo en favor de la reelección.

El presidente Duque, en su conversación de hoy con los analistas estadounidenses, repetidamente dijo que si en su partido le hubieran pedido un consejo, les habría dicho que se mantuvieran alejados de la campaña electoral.

Duque nunca había hablado en público con tanto énfasis sobre ese tema como lo hizo hoy.

Como decían mis abuelas: «¡Ya qué, mijo, deje así!».