La Corte Suprema le pidió al presidente que sea neutral en cuestiones religiosas, por cuanto, dijo, el Estado nuestro es laico. La Corte Suprema le ordenó al presidente Duque que separe sus razones personales de las institucionales, para que no confunda lo que piensa como persona con lo que divulga como jefe del Estado.

La Sala de Casación Laboral de la Corte Suprema falló así en segunda instancia una tutela que interpuso un ciudadano, que se molestó por un trino del presidente el día de la entronización de la Virgen de Chiquinquirá como «reina de Colombia».

Pero la Corte reconoce que Duque escribió el trino en su cuenta personal, no en la institucional: «El tuit provino de su fuero interno como ciudadano colombiano, de modo que no tuvo la connotación de acto oficial», dijo la Corte Suprema.

Salomónica decisión; pero el mandatario queda advertido.