En Panamá, entra a regir el próximo miércoles 1 de julio una moratoria para toda clase de préstamos bancarios, que se extenderá hasta el 31 de diciembre. Todos los deudores afectados por la crisis podrán aplazar el pago de sus créditos hasta por seis meses y no pagarán intereses de mora ni recargos adicionales. La formidable idea es de los bancos colombianos establecidos en Panamá.

¿Y por qué allá sí y aquí no?