La excanciller y excandidata presidencial Noemí Sanín acaba de ganarle una batalla jurídica a la Registraduría Nacional en un proceso relacionado con los dineros correspondientes a la reposición de gastos de su campaña de 2010. El Consejo de Estado falló a favor de Noemí una demanda de restitución de derechos y ordenó a la Registraduría que le reintegre a la campaña presidencial más de trescientos treinta millones de pesos que Noemí tuvo que pagarle al Banco de Bogotá para cubrir un crédito con el cual financió la campaña. Esos recursos a los que tenía derecho la campaña fueron girados al Partido Conservador, que avaló la candidatura de Sanín, y no llegaron nunca al Banco de Bogotá, donde se tenía la deuda. ¡Ay, mi Partido Conservador! ¡A devolver la platica!