¿Qué pasó finalmente con la elección de la comisión de disciplina judicial que debía realizar el Congreso? No la han elegido porque el decreto que ordenaba al Congreso elegir esa comisión fue impugnado por abogados. Y en esas estamos. Hoy se espera que el presidente del Senado fije la fecha de audiencia y de elección.

Y resulta que a fines del mes pasado, esta sección informó que el Consejo de Estado llevaba más de cuarenta y cinco días sin notificar al Congreso sobre una providencia que había tomado para que procediera a la elección de esa comisión de disciplina de la Rama Judicial.

Comentamos que la demora se debía a que la honorable consejera Stella Conto Díaz del Castillo no había podido ser localizada para que firmara la providencia.

La magistrada consideró que esa afirmación era inexacta y solicitó la respectiva rectificación; para lograrla, interpuso una tutela. El juez reconoce que el noticiero dijo la verdad en cuatro de los puntos tratados, pero exige rectificar, en el sentido de que la motivación de la demora no se motivó por la ausencia de la magistrada, y considera que lo dicho por esta sección es una afirmación subjetiva. El juez pide la respectiva rectificación, a la que procedemos para no afectar los derechos fundamentales de la magistrada Stella Conto, a su honra y buen nombre. El juez afirmó que la señora magistrada no estuvo ausente de sus obligaciones.

Con la anterior aclaración, no solo procedemos a la rectificación exigida por el juez, sino que lamentamos la afectación que pudo provocarle el comentario de que se trataba de una truculencia en las altas Cortes para entorpecer la elección de la comisión disciplinaria de la Rama Judicial.

Es que estimamos que en los altos tribunales esa idea de la vigilancia no les entusiasma. Y erradamente creímos que la magistrada Conto compartía esa opinión: que a las Cortes no les gusta ni que las vigilen ni que las juzguen.

Procedemos a rectificar.