El Congreso virtual permite que algunos parlamentarios se conecten en compañía de sus hijos, como ocurrió hoy con la senadora Paloma Valencia.

Dirigía una audiencia pública de la Comisión Primera con su hija Amapola sentada en sus piernas.

Con lo que no contaba Paloma era con la impaciencia de su pequeña hija, quien le armó pataleta porque su mamá no le prestaba la suficiente atención.

¡Hijo de tigre sale pinta’o!