En las grandes sociedades también hay divorcios y eso es lo que está pasando con el Concesionario Ruta del Sol, cuyo accionista mayoritario, Odebrecht, demandó al Estado colombiano por $ 3,8 billones.

La demanda desató diferencias entre los concesionarios de la Ruta del Sol. El accionista minoritario del concesionario, Episol, filial de Corficolombiana, del Grupo Aval, rechazó la demanda. En esta carta enviada al director de la Agencia Nacional de Defensa Jurídica del Estado, el presidente del Grupo Aval, Luis Carlos Sarmiento Gutiérrez, deja claro que «la decisión de presentar dicha demanda fue sometida a consideración de la junta directiva del concesionario y no tuvo el voto favorable de Episol, filial de Corficolombiana y accionista minoritario con el 33 % del Consorcio Ruta del Sol».

Sarmiento Gutiérrez advierte que Odebrecht hizo valer su posición como socio mayoritario para presentar la demanda.

Otra demanda en el firmamento. Y Colombia, sin buenos defensores. ¡Ave María! ¡Casi todo lo perdemos!