Las conversaciones para buscar un acuerdo en torno al aumento del salario mínimo para el próximo año avanzan muy, pero muy lentamente.

La cifra de productividad que mide la eficiencia de un país en materia económica y que es fundamental para calcular el reajuste del salario mínimo fue este año del -0,6 %, según el DANE.

La revelación de esta cifra generó desconcierto entre el Gobierno, los empresarios y los trabajadores, lo que ahondó el pesimismo en torno a la negociación. Sin embargo, el ministro de Trabajo, Ángel Custodio Cabrera, en un intento por darle un segundo aire a la negociación propuso que la cifra de productividad sea cero y no se tenga en cuenta el cálculo del DANE.

La propuesta no cayó muy bien entre algunos de los miembros de la mesa de concertación; sin embargo, será sometida a votación. Para ser tenida en cuenta en la negociación del mínimo tendrá que ser acogida por unanimidad.

Amanecerá y veremos qué pasa.