Sin duda, el actual periodo legislativo en el Congreso que termina mañana pasará a la historia por haber trabajado virtualmente, como consecuencia de la pandemia. Nunca, jamás había ocurrido.

Pese a la mala fama de los congresistas por su supuesto poco trabajo, el aislamiento obligatorio impuso la utilización de computadores con video y generalizó el uso de plataformas digitales para videoconferencias, como ocurre con el hoy ya popular Zoom. Con este sistema no había excusa para no trabajar desde sus casas y así fue como el presidente de la Cámara de Representantes, Carlos Cuenca, encabezó sesiones virtuales a las cuales se unió semanas después el presidente del Senado.

En la Cámara, hubo sesiones que comenzaban a las ocho de la mañana y terminaban a las doce de la noche. El único que siempre asistía al recinto, desde donde dirigía las sesiones, era el presidente, Carlos Cuenca, hasta el extremo de que muchas veces almorzó sancocho en pleno recinto.

El nuevo periodo legislativo que comienza el próximo 20 de julio seguirá en forma virtual. ¡A menos que todos los demás representantes quieran también su plato de sancocho!