En Bolívar y el Distrito de Cartagena acaba de estallar una tormenta política monumental. Se trata de escandalosas denuncias sobre irregularidades en millonarios contratos adjudicados para los Juegos Nacionales de noviembre y para la construcción del acueducto de Carmen de Bolívar. Las denuncias tienen que ver con direccionamiento de los contratos, malos manejos de los mismos y repartición de comisiones a altos funcionarios e importantes dirigentes políticos.

Es tal la magnitud el escándalo que ya en la Gobernación, en la empresa de aguas y en Carmen de Bolívar han hecho presencia la Contraloría General, la Fiscalía y la Procuraduría.

¿Y saben quiénes han estado al frente de las diligencias? El propio contralor general encargado, Ricardo Rodríguez Yee, y el fiscal encargado, Fabio Espitia. El valor de esos contratos asciende a $ 63.800 millones.

Por otro lado, se está investigando la licitación para el acueducto de Carmen de Bolívar, una obra adjudicada hace dos años por $ 56.000 millones y a la cual se le adicionaron hace dos meses otros $ 19.000 millones.

¡La Contraloría y la Procuraduría investigan a qué manos fueron a parar semejantes recursos!