La Procuraduría llamó a juicio disciplinario a la exdelegada para la supervisión institucional de la Superintendencia de Salud, Eva Carrascal, quien es acusada de presuntamente recibir un soborno de $ 1440 millones.

La exfuncionaria es señalada de aprovechar su cargo en la Superintendencia para favorecer a tres institutos prestadores de servicios de salud, agilizando trámites como los pagos de cuentas médicas.

Según el Ministerio Público, las empresas Aser Salud, Clinical Corporation y G3 le entregaron a Carrascal un apartamento en el condominio Bosque Residencial La Reserva, en Bogotá, como parte del presunto soborno. La Procuraduría calificó la falta como gravísima y señaló que la exfuncionaria tenía que ser un ejemplo de «rectitud y transparencia», dada la importancia del cargo que ocupaba.

Por este caso, Carrascal enfrenta un proceso penal en la Fiscalía por seis delitos, entre ellos cohecho y concierto para delinquir.