Las horas parecen estar contadas definitivamente para el Cúcuta Deportivo.
El equipo con 95 años de historia está moribundo y en quiebra.
Debe sueldos a los jugadores, debe a la DIAN y le debe mil millones de pesos a la Alcaldía.
El próximo jueves es el día D.
La Supersociedades citó a audiencia para decidir si hay fórmula de salvación, que no parece probable, o si ordena la liquidación.