Se conocieron hoy las últimas cifras de mortalidad infantil por desnutrición; aunque mejoraron, siguen causando gran preocupación.

Se trata de la muerte de menores de 5 años por causas asociadas a la desnutrición. De acuerdo con el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar, los casos reportados disminuyeron un 16 % entre 2018 y 2019, es decir, de 356 menores que perdieron la vida por desnutrición se descendió a 259, una cifra que sigue siendo aterradoramente alta y por ello se mantiene en alerta a las autoridades.

Con el programa «Ni 1+», que lideran directamente la primera dama, María Juliana Ruiz, y la directora del Bienestar Familiar, Juliana Pungiluppi, con apoyo del Ministerio de Salud, se logró el ligero descenso de muertes de niños por desnutrición. Y ahora, el asunto tiende a agravarse en el futuro, por el fenómeno migratorio de Venezuela, desde donde han llegado 82.328 niños menores de cinco años con sus padres.

Hay siete departamentos priorizados: La Guajira, Norte de Santander, Risaralda, Vichada, Cesar, Chocó y Guainía.