Superoperación comercial de dos conocidas marcas comerciales de pollo. Se trata de la cadena Frisby, sociedad constituida hace 42 años, en 1977, en Pereira, que absorbería a la sociedad Fábrica de Experiencias S. A., reconocida por su marca Wingz.

Frisby, según conoció un agente 001, reporta activos por $ 92.290 millones; la reconocida Wingz tiene activos por $ 4264 millones. La operación que está en marcha dejaría una compañía con activos por cerca de cien mil millones de pesos. La decisión de la operación ya fue aprobada por las juntas directivas de las dos compañías.

El año pasado, Frisby reportó ingresos de $ 352.918 millones, lo que representó un incremento de 3,74 % frente al 2017. Además, al cierre de 2018 contaba con 257 restaurantes, incluidas 59 franquicias y diez tiendas de la marca Cinnabon. Por su parte, Wingz reportó ingresos por $ 9146 millones.

Gran y grande operación. Lo que quisieran saber los amantes del pollo es si seguirán viendo alitas Wingz o si este tradicional producto se va a Frisby.