La Defensoría del Pueblo le ha solicitado a la Corte Constitucional que le dé su aval a la reforma que crea 16 curules de paz en la Cámara de Representantes para las víctimas del conflicto armado, pero pide que haga un cambio en las reglas de juego para estas elecciones que se celebrarán en 2022.

La reforma que creó las curules establece que solo podrán votar los habitantes de las zonas rurales de 16 territorios específicos y que no podrán votar los habitantes de las cabeceras municipales.

La Defensoría está pidiendo que se modifique la prohibición de voto en las cabeceras municipales, pues advierten que esa medida, que incorporó el Gobierno, no tiene una justificación objetiva o técnica.

La Defensoría le planteó a la Corte que solo se excluya de estas votaciones las áreas urbanas de los municipios que superen los 50.000 habitantes.