En un documento de 202 páginas, la Fiscalía sustenta su decisión de vincular formalmente a los generales retirados de la Policía Argemiro Serna Arias y Óscar Eduardo Peláez Carmona a la investigación por el magnicidio del excandidato presidencial Luis Carlos Galán.

La Fiscalía hace duros señalamientos en contra de los oficiales: a Serna, lo sindica de no brindar ningún tipo de protección al líder político, para facilitar la ejecución del atentado. Dicha decisión, dice el documento, «no fue por una omisión», sino como una «acción concertada» con los carteles de droga. En cuanto al exdirector de la Dijín, general retirado Peláez Carmona, la Fiscalía lo señala de desviar la investigación por el magnicidio, para lograr «impunidad del delito» y así «proteger» a los oficiales involucrados «armando un burdo montaje». La Fiscalía también revocó el archivo de la investigación al coronel retirado Gentil Vidal, quien formó parte de los policías que realizaron los primeros allanamientos tras el crimen.

Tanto los generales como el coronel podrán enfrentar el proceso en libertad, mientras la Fiscalía decide si los llama a juicio.