El proyecto de reforma tributaria mandó al congelador las relaciones entre el Gobierno y los gremios de la producción.

La incomodidad de los presidentes de los gremios la origina la actitud del Gobierno, que inicialmente anunció la conformación de unas mesas técnicas para discutir los cambios en el IVA y el impuesto de renta, y no se cumplió la promesa. Hasta el momento no se ha convocado ninguno de estos encuentros. Fue el Congreso y no el Gobierno el que convocó a los gremios a una discusión sobre la reforma tributaria. Para rematar, el viceministro de Hacienda, Luis Alberto Rodríguez, les hizo saber a los gremios que el Gobierno solo los convocará cuanto termine la discusión con los ponentes de la iniciativa.

Los gremios no ocultan su desazón e inconformismo por el tratamiento que les da el ministro de Hacienda.