El senador Gustavo Petro, antiuribista, fue sometido hoy a cirugía, y se alista el superuribista José Obdulio Gaviria.

La intervención quirúrgica de Petro fue exitosa y reanudó su actividad. Escribió en su cuenta varios tuits: «He salido bien de la operación quirúrgica, pero me entero del fallo de la magistrada Nelly Villamizar contra la reserva Thomas van der Hammen y el río Bogotá».

No lo dijo ni lo escribió, pero me imagino que el patatús fue más fuerte que el obvio susto de la cirugía. Después exhibió orgulloso, en otro trino, el regalo de su hija Antonella para que pronto pueda volver a jugar al fútbol.

Y en la otra orilla, el ultrauribista, el senador José Obdulio Gaviria, se alista para una intervención de corazón abierto. Hoy lo confirmó en un comunicado especial. José Obdulio no aspira a jugar fútbol luego del posoperatorio, sino a que los senadores de las antiguas Farc no le afecten el buen estado en que, deseamos, quede su corazón.