El Ministerio de Vivienda descubrió que varias casas que habían sido entregadas de manera gratuita a familias supuestamente necesitadas, en realidad estaban siendo utilizadas para actividades como el microtráfico o la extorsión.

Luego de un trabajo investigativo con apoyo de la Policía y la Fiscalía General, el ministerio recuperó ocho casas que habían sido adjudicadas en Atlántico, Risaralda, Tolima y Valle del Cauca, y que se utilizaban en narcotráfico.

Por otras razones, como por ejemplo, mantener la vivienda deshabitada o no pagar las cuotas de administración, otras 53 viviendas fueron revocadas durante el año que acaba de terminar.

La semana entrante, cuando se reanudan labores en el Ministerio de Vivienda, se inicia un proceso de entrega de todos esos inmuebles a unos nuevos grupos familiares que sí los necesitan y que están en lista de espera desde hace varios meses.