El Planetario Distrital, que es educativo, que es atractivo turístico de la ciudad, que es formador, que entretiene a niños y adultos, tendrá que cerrar sus puertas durante seis fines de semana por cuenta de la sangre y la arena de la plaza de toros. Además de privar a miles de personas del conocimiento de la Tierra, del espacio, de los planetas y las estrellas, se pierden cerca de treinta mil millones en boletería, además de lo que generan el restaurante y la tienda de souvenirs.

El cierre obedece a razones de seguridad y a problemas de acceso por cuenta del perímetro restringido para el evento de la matanza de la Santamaría. ¡Nefasto!