El presidente de la República, quien por mandato legal es el encargado de tomar juramento y posesionar a los magistrados de las altas Cortes, no volverá a hacerlo. La decisión la adoptó el presidente Petro mediante este decreto, el 2404 del 5 de diciembre de 2022, luego del malestar que produjo su inasistencia el pasado miércoles a la posesión de los magistrados Juan Carlos Cortés, de la Corte Constitucional, y Marjorie Zúñiga, de la Sala Laboral de la Corte Suprema de Justicia. La cena a la que él mismo había invitado fue cancelada por inasistencia de los magistrados, molestos por la ausencia del mandatario en la posesión.

En el mencionado decreto, el presidente Petro delega en el secretario jurídico de la Presidencia, Vladimir Fernández, la posesión de los magistrados miembros de las Cortes.

Decisión que parece inoportuna e innecesaria; otro gesto poco amable con el poder judicial.