El trabajo en casa, al cual nos ha tocado adaptarnos, sin duda ha traído cambios profundos tanto en la empresa privada como en el Estado.

De hecho, ya una entidad reportó un aumento en la productividad desde que comenzaron a implementarse el trabajo virtual y las reuniones no presenciales. Eso ocurrió en la Procuraduría delegada para la conciliación administrativa, por donde pasan las demandas contra el Estado. Con el uso de la tecnología, esa delegación de la Procuraduría ha adelantado hasta hoy 836 audiencias de conciliación.

En circunstancias normales y en el mismo tiempo se hubieran tramitado unas cuatrocientas audiencias en ese despacho, donde un equipo de 50 procuradores judiciales administrativos trabajan ahora desde sus casas.
La meta es superar las mil diligencias antes del 13 de abril.