El Tribunal de Cundinamarca, en un fallo en segunda instancia, dejó en firme el pico y placa para vehículos blancos que tienen capacidad para cuatro pasajeros.

El decreto que imponía el pico y placa para esos vehículos había sido demandado por las organizaciones de transportadores argumentando la vulneración del derecho al trabajo.

El tribunal desestimó las pretensiones, al considerar que restringir la movilidad de un vehículo durante uno o dos días no impide la prestación del servicio.