Desde hace mucho tiempo, yo calculo que 60 años, los dirigentes conservadores de Colombia están con el gobierno de turno, sea liberal, conservador, santista, uribista de la U o del centro, a cambio de puestos públicos. Esta vez, no hubo condiciones para adherir a Duque.

Una paciente labor de persuasión del presidente Duque, de la vicepresidente Marta Lucía Ramírez y del consejero político Jaime Amín hizo que los conservadores decretaran su condición de partido de gobierno.

Duque aprovechaba cualquier encuentro con los conservadores para pedirles «de buenas maneras» que se declararan partido de gobierno. Marta Lucía los invitó a solicitarles formalmente la misma decisión. Los 18 miembros del directorio nacional y los 34.

Parlamentarios activos votaron hoy, afirmativamente, la declaratoria de partido de gobierno, sin condiciones. Los conservadores le comunicaron la decisión a la ministra Nancy Patricia Gutiérrez, entregándole un balón de fútbol como símbolo «de que van a jugar limpio con Colombia».

El Partido Conservador, siempre en el gobierno, unidos o divididos, mantienen esa posición. Dicen que no pidieron nada a cambio… ¿Será que no?