Un importante fallo de tutela acaba de proferir la Corte Constitucional en materia de fertilidad para aquellas mujeres que deseen ser madres mediante los tratamientos de fertilización.

El alto tribunal advirtió que las entidades promotoras de salud no están obligadas a realizar procesos de fecundación a través de la reproducción asistida, y mucho menos el Estado está obligado a cubrir procedimientos tan costosos como la fecundación in vitro.

Explicó la corporación judicial que el hecho de que una mujer desee convertirse en madre no significa que ese deseo se convierta en una obligación que deba asumir el Estado, especialmente cuando es el Congreso el llamado a regular el tema de los procedimientos de fertilización. Aclaró la Corte que solo en casos extremos podría concederse tal tratamiento, siempre y cuando exista una orden médica que justifique científicamente la necesidad de que se lleve a cabo un proceso de fecundación.

Dice la Corte que el tratamiento solo se puede realizar para garantizar la vida o la integridad personal de la mujer que desea ser madre.