El más fuerte candidato para presidir la Federación Nacional de Departamentos, el exsenador Mauricio Lizcano, contaba con el apoyo de Germán Vargas Lleras.

Pero apareció Carlos Camargo Assis, exmagistrado del Consejo Nacional Electoral, de origen conservador y excompañero de estudios del presidente Iván Duque. Precisamente, al inaugurar la asamblea de gobernadores, Duque saludó afectuosamente a Camargo, a quien llamó «mi buen amigo». Al terminar su discurso, el presidente dijo que esperaba tener con la Federación Nacional de Departamentos una relación cordial, amistosa y fluida; guiño a Camargo.

En contra de Lizcano pesó el hecho de que Camargo es conservador, partido de gobierno; Cambio Radical es independiente. Lizcano fue también víctima de la pelea de la casa Char con Germán Vargas Lleras. Los Char ordenaron a los gobernadores de la costa atlántica apoyar a Camargo y oponerse al candidato de Vargas.

Para Lizcano, «todo se derrumbó dentro de mí, dentro de mí, de humo fue tu amor y de papel y de papel».