El superintendente de Industria, Pablo Felipe Robledo, le exige al nuevo senador Gustavo Petro pagar una multa que le impuso hace cuatro años.

La multa fue impuesta en abril de 2014, cuando se ordenó la suspensión del modelo público de aseo que impuso el entonces  alcalde de Bogotá, Gustavo Petro. Para la Superindustria, ese esquema de aseo violó el régimen de libre competencia, razón por la cual se multó a Petro con $ 400 millones. Desde ese entonces se ha buscado por todos los medios que Petro pague. La tarea había resultado imposible de ejecutar debido a que las propiedades del exalcalde aparecen registradas como bienes familiares, lo que las hace inembargables, pero ahora, como el exalcalde Petro está a punto de asumir una curul en el Senado, por lo cual recibirá un sueldo mensual cercano a los treinta y un millones de pesos ($ 31 millones), la Superindustria encontró la manera de cobrar la multa… y lo hará con intereses  de mora.

Por esta razón, el super-Robledo envió hoy este oficio a la pagaduría del Senado, en el que solicita el embargo de la quinta parte del salario del futuro congresista para comenzar a cobrar la sanción.

¿Saben en cuánto ya va la deudita por los intereses de mora? En $ 430 millones.