El detenido exsenador Antonio Guerra de la Espriella le hizo una solicitud especial a la Corte Suprema de Justicia. Pidió que su lugar de reclusión sea una guarnición militar o una escuela de la Policía.

Guerra no quiere ir a la cárcel La Picota, ya que en ese penal se encuentra detenido el exsenador Bernardo «el Ñoño» Elías, y se recuerda que fue él quien declaró en contra del parlamentario Guerra, acerca de sus presuntos vínculos con la multinacional Odebrecht.

Además, en La Picota se encuentran detenidos el exsenador Otto Bula y el empresario Gabriel Dumar, quienes también han testificado sobre los sobornos de la multinacional.

La Corte evalúa si envía al exsenador al Centro de Estudios Superiores de la Policía Nacional o a la Escuela de Infantería del Cantón Norte, y no al pabellón de servidores públicos de La Picota.

Por el momento, Guerra seguirá recluido en los calabozos del búnker de la Fiscalía.