En el Concejo de Bogotá, por fin se descubrió un cuadro de una mujer en el recinto de Los Comuneros. El retrato es de María Currea, quien en 1959 se convirtió en la primera mujer en ser elegida miembro del Concejo de Bogotá.

Currea fue feminista, política, filósofa, enfermera y escritora. Su más grande sueño fue trabajar por los derechos de la mujer y lo consiguió: fue una de las precursoras del voto femenino en Colombia.

Esta bogotana, liberal de pensamiento, católica consagrada y madre de cuatro hijas, a partir de ahora integra el selecto cuadro de honor en el recinto político más importante de la capital. Currea murió a los 94 años y hoy, 34 años después de su fallecimiento, regresó al Concejo de la ciudad.