Este fin de semana se llevó a cabo la segunda vuelta presidencial en Costa Rica y una vez más las encuestas se equivocaron de manera monumental.

Los candidatos en disputa eran el predicador evangélico Fabricio Alvarado, por el partido conservador Restauración Nacional, y el candidato oficialista, Carlos Alvarado, del partido socialdemócrata Acción Ciudadana. Desde la primera vuelta, que se llevó a cabo en febrero, el predicador Fabricio Alvarado le sacó a su rival, Carlos Alvarado, tres puntos de ventaja.

Pasaron a segunda vuelta: Alvarado, el predicador, con 24,9 % y Alvarado, el oficialista, con 21,6 %.Dos semanas después de las elecciones en primera vuelta, las encuestadoras le dieron al predicador FabricioAlvaradouna abismal ventaja de 15 puntos.

Según el primer sondeo de marzo de la firma encuestadora Opol, Fabricio Alvarado, el predicador, contaba con el 57,3 % de la intención de voto, contra el 42,7 % de Carlos Alvarado. A mediados de marzo, la encuestadora Opol reportó que el predicador Fabricio Alvarado tenía una holgada ventaja y que sería el seguro presidente de Costa Rica, pues contaba con el 56 % de la intención de voto, contra un 44 % de su contendor, Carlos Alvarado:¡una ventaja de 12 puntos!

Pero llegaron ayer los comicios, el conteo y los resultados: el oficialista Carlos Alvarado, quien siempre estuvo abajo en las encuestas, barrió en segunda vuelta y quedó presidente de Costa Rica, con el 61 % de los votos, mientras que su contrincante, el predicador evangélico Fabricio Alvarado, solo obtuvo el 39 % de los votos.

A ver, doctor Iván: no todo está ganado. Doctores Petro, Fajardo, De la Calle y Vargas Lleras, no todo está perdido.