El homicidio de tres jóvenes en Sucre, presentados como integrantes del Clan del Golfo, ocurrido en julio de este año, está lejos de ser un caso cerrado.

Aunque ya hay diez policías en prisión, las autoridades aún no dan con el paradero del coronel Benjamín Núñez y la juez del caso le ordenó a la Fiscalía indagar a más uniformados. Hay varios cabos sueltos en la investigación por el triple homicidio, como la falsificación de documentos y actas del operativo.

También puedes leer: “No es cierto que Bogotá sea la capital del sicariato”: Claudia López

Además, ocurrió un hecho inusual: la primera declaración que entregó a las autoridades el coronel Benjamín Núñez está sin sonido. Los policías dijeron que fue una «falla técnica», es decir, que la Fiscalía no podrá contrastar la primera versión del oficial prófugo de la justicia.

Ante este panorama, la juez considera que debe haber una segunda fase de la investigación para detectar plenamente a quienes buscaban que el caso quedara en la impunidad.